Plaza y Monumento dedicado a Juníper Serra

Esta plaza era conocida antes con el nombre de plaza de la Constitución. Ésta y la plaza que hay al lado, junto con toda la cuadrícula de calles del casco antiguo de la villa, son el resultado de la planificación urbanística hecha como consecuencia de la aplicación de las Ordenanzas del rey Jaime II de Mallorca cuando en el año 1300 ordena la fundación de la Villa. En ella había, en el lado nordeste, el antiguo edificio municipal de la “Quartera” alhóndiga, derribado a mediados del siglo XX, de forma que la plaza quedase rodeada de calles por los cuatro lados. Los bancos de piedra que la rodean se colocaron en el siglo XIX, aprovechando los peldaños de una escalera que se desmontó del Convento de los Franciscanos de Petra después de la Desamortización de 1836.

Como ya hemos indicado, fue por iniciativa de Francisco Torrens cuando en 1892 se dedicó esta plaza al “Venerable Fray Junípero Serra”, como todavía se puede leer en una de las dos placas de mármol que entonces se colocaron. Ésta se encuentra en la fachada de una de las casas que hacen esquina entre la calle de Ciudad y la del Hospital.

También por iniciativa de Torrens, en 1913, para conmemorar el segundo centenario del nacimiento del misionero, se inauguró el monumento con el pedestal y la estatua de Junípero. Se trata de un conjunto escultórico en piedra realizado por el escultor Guillem Galmés, descendiente de petrenses. En el pedestal o podio aparecen representados los escudos de la familia Serra, el de los franciscanos y el del pueblo, uno a cada lado. En el lado frontal está la inscripción conmemorativa. La obra fue costeada, como ya lo habían sido las placas, por suscripción popular. El acto de inauguración fue multitudinario, según las crónicas participaron unas 10.000 personas venidas de toda la isla.

El monumento se rodeó de rejas metálicas, las cuales años después se trasladaron al polideportivo parroquial. Su pavimento y ajardinamiento ha sido cambiado en varias ocasiones a lo largo del siglo XX. A mitad de esta centuria se sembraron las palmeras que todavía se pueden contemplar hoy en día.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios