Iglesia Parroquial de Sant Pere

IMG_5288

Esta iglesia es el tercer templo parroquial levantado en la villa de Petra desde el siglo XIII. Se comenzó en 1582 y se terminó a finales del siglo XVIII. Es de estilo gótico, excepto la Capilla del Rosario (1689), que es Barroca. El templo es una de las iglesias parroquiales más grande de Mallorca.
Tiene planta basilical, con una sola nave y capillas laterales. En su interior se guarda un gran conjunto de obras de arte y mobiliario religioso, entre los que cabe destacar los retablos, que abarcan todos los estilos que se han sucedido en la isla desde el gótico del XV hasta el neogótico de principios del siglo XX.
En esta iglesia se encuentra la pila bautismal en que fue bautizado Miguel José Serra Ferrer, el futuro Junípero. La pila fue esculpida en piedra por Miquel Abraham y Juan Antiguo en 1588. Es de planta octogonal. Están representados en relieve los motivos del escudo parroquial, alusivos a los atributos de San Pedro: las llaves del cielo y la tiara papal. Antes de estar en el emplazamiento actual, en el presbiterio, esta fuente de bautismo se había ubicado dentro de la hornacina que hay al lado del portal mayor, donde aún se encuentra la lápida que recuerda que en ella fue bautizado el futuro misionero el día 24 de noviembre de 1713.
Dentro de la capilla de Santa Ana se puede venerar una reliquia de Junípero Serra (un trocito de hueso traído de la misión californiana de Carmel, donde murió en 1784 y donde está enterrado) y el cuadro que representa al Misionero. Ambas piezas fueron colocadas con motivo de la beatificación de Junípero en 1988. En cuanto al cuadro, se trata de una obra seguramente de finales del siglo XVIII o del siglo XIX, procedente del predio de Son Gurgut. Este lienzo fue donado a la parroquia el año 1923 por Antoni Oliver encargado de hacer cumplir la voluntad testamentaria de la propietaria del predio, Bienvenida Oliver. Hasta el momento de la beatificación, el cuadro estaba expuesto en la sacristía parroquial. En él se representa a Junípero predicando a los indios y los colonizadores. Con la mano lleva la cruz, símbolo de su labor, a los pies aparece una copa, un cáliz, con una serpiente que sale de dentro, en recuerdo del episodio en que se intentó envenenar al misionero con el vino que bebió en una celebración eucarística. La iconografía de este cuadro es muy parecida a la del cuadro que se encuentra en la sala de Plenos del ayuntamiento; parecen inspirados en la representación que aparece en el libro de la primera biografía que publicó en 1787 Francisco Palou (franciscano que había acompañado a Junípero en su tarea misional). La principal diferencia iconográfica de los dos cuadros respecto a esta primera representación del libro de Palou, es que el Padre Serra ya no lleva en la mano derecha la piedra con la que se daba golpes en el pecho en señal de penitencia.

 

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios