Es convent

En 1607 los franciscanos se establecieron en Petra donde en principio edificaron una pequeña iglesia y varias dependencias conventuales. Fue en 1657 cuando se empezó la iglesia actual del convento, terminada 20 años después. Posteriormente se añadió el claustro y las dependencias que la rodeaban. Los franciscanos tuvieron que abandonar el convento a raíz de la ley de Desamortización de 1836 y no volvieron a establecerse en él hasta el año 1969. Entonces ocuparon sólo una pequeña parte de las dependencias conventuales, ya que la mayor parte de ellas habían sido privatizadas y convertidas en viviendas después de la mencionada ley.
La Iglesia sigue la tradición renacentista; tiene planta basilical con una sola nave y capillas laterales, con cubierta de bóveda de cañón. En el interior destacan las cerámicas de zócalos y frontales de altar (en la capilla del Beato Ramon Llull y la de los Ángeles), las pinturas murales y, especialmente, el gran conjunto de retablos barrocos (de finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII). Entre estos retablos merecen especial atención artística el retablo Mayor, el del Santo Cristo, el de la Virgen de los Ángeles y el de San Francisco. El retablo Mayor fue construido entre el 1721 y el 1724, obra del escultor Gaspar Oms. Está presidido por la talla de la Inmaculada y, encima, la imagen del titular del convento, San Bernardino de Siena. A los lados aparecen San Jaime de la Marca y San Juan de Capistrano. También cabe destacar la capilla del Belén (bendecida en 1686), con algunas esculturas góticas (ángeles) procedentes del antiguo belén que estaba en el Convento de Jesús de Palma y que actualmente, en parte, se encuentra en la iglesia de la Sangre de Palma.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios