Casa de la Vila, la Sala

Se encuentra situada en la calle del Hospital, no muy lejos de la plaza que acabamos de comentar. En este edificio se funda a finales del siglo XV o principios del XVI el Hospital del pueblo, el cual da nombre a la calle. Esta institución funcionó hasta el siglo XVIII. Con el paso de los siglos también se convirtió en la sede del Ayuntamiento de la Villa. Precisamente para satisfacer esta función, en 1837 el edificio fue reformado y se convirtió en la Casa Consistorial. Fue entonces cuando se construyó la torre del reloj que todavía se conserva. En 1921 se hizo otra reforma, con la que se dotó al edificio del actual portal de acceso principal. De la última reforma y restauración, hecha en torno al 2000, destaca la incorporación una nueva escalera de acceso a las plantas superiores. En el Salón de Plenos se encuentran, junto con los de otros hijos ilustres de la villa, los cuadros que representan al Padre Junípero Serra y a su sobrino Padre Miguel de Petra. El cuadro que representa a Junípero Serra seguramente es de finales del siglo XVIII o principios del siglo XIX, como ya se ha comentado, es muy parecido al que se venera en la parroquia. Respecto al cuadro que representa al Padre Miguel de Petra, también seguramente del siglo XIX. Estos dos cuadros nos dan pie a hablar un poco de la familia de Junípero, entre otras cosas porque fueron legados al Consistorio por Benedicto Vadell Ribot en cumplimiento de su testamento de 1838. Éste murió un año después, era el último descendiente directo de los padres de Junípero. Hay que tener presente que del matrimonio formado por Antoni Serra y Margarita Ferrer sólo llegaron a adultos dos hijos: Miguel José (Junípero) (1713-84) y Joana Maria (1716-83). Ésta se casó con Miquel Ribot, de cuyo matrimonio nacieron dos hijos: Juana (1744-1785) y Miguel (que como su tío, también se hará religioso, con el nombre de Padre Miguel de Petra). Joana se casó con Benet Vadell y sólo tuvieron un hijo, Benet Vadell Ribot (1770 a 1839). Éste también siguió la carrera religiosa, como sacerdote pasa a ser Rector de Santanyí. Como hemos dicho, con él se extingue la descendencia directa de los padres de Junípero.
El cuadro en el que está retratado el padre Miquel de Petra nos permite hablar brevemente de la biografía de este personaje tan directamente vinculado a Junípero.
El Padre Miguel de Petra (Miquel Ribot Serra, Petra, 1741 – Palma, 1803) fue fraile capuchino, muy destacado en el entorno de la Ilustración mallorquina. Fue miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, destacó entre otros campos de la ciencia, como matemático, cartógrafo y, especialmente como arquitecto. Aparte de su tarea religiosa, se dedicó a la enseñanza y publicó varias obras y tratados. Como arquitecto diseñó la construcción de varias iglesias y monasterios en Mallorca, entre los que podemos destacar el nuevo convento de los Capuchinos de Palma, del que hoy todavía se conserva la iglesia, junto a la Plaza de España. Para la autorización y coste de dicha obra el padre Miguel acudió varias veces a la corte hasta que consiguió el beneplácito del rey Carlos III. Precisamente en el cuadro se le representa con los planos de dicho convento en la mano y con el mencionado edificio en construcción detrás. En la correspondencia que mantuvo con su tío, parece que Junípero se alegró mucho de su profesión como capuchino; se cuenta que el sobrino había querido seguir los pasos de su tío, entrando en los franciscanos, pero que debido a su baja estatura no le habían dejado entrar en la Orden.
En el Salón de Plenos también es digna de admirar la pintura mural polícroma datada del 1612, que representa a Jesús Crucificado, con San Juan y Santa María Magdalena a los pies de la cruz, en los lados superiores aparecen dos escudos de Petra.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios